¿Una guerra de intereses?

Pocas veces como ahora, el anuncio de renovación de autoridades en la Federación Boliviana de Fútbol ha originado tanta división. La manifiesta rivalidad que han mostrado, casi sin excepción, los que figuran en la nómina de los más renombrados dirigentes, no permite vislumbrar un futuro ni medianamente positivo para nuestro popular deporte.

Los estatutos aprobados recientemente con el visto bueno de la Conmebol, son mencionados por los que ven algo favorable a sus planes personales y los de la vereda del frente siguen basando sus declaraciones en los que ya fueron renovados, ingresando en el terreno de la chicaneria jurídica, que tanto daño hace allá donde se intenta establecer una justa decisión.

Frente a ese confuso panorama ¿que cambios pueden esperarse después del 15 de septiembre, si nadie puede anticipar que habrá un candidato con apoyo mayoritario?.

Y si eso su sucede tendremos la continuidad de lo que pasa actualmente donde ni los mismos integrantes del Comité Ejecutivo hablan el mismo idioma.

Candidatos que incluyen en su nómina a dirigentes que niegan haber sido consultados para figurar como acompañantes de fórmula, denuncias de corrupción sin pruebas de fondo, anuncios de componendas internas para aprobar o rechazar documentación, apelaciones internacionales a irregularidades internas, son suficiente demostración de un lamentable y manifiesto retroceso en el terreno dirigencial.

Sin pretender exagerar el tema pero sin minimizar sus consecuencias, lo que viene por delante parece más una guerra de intereses, que un propósito de trabajar por el beneficio del fútbol que es lo que anuncian como en toda campaña eleccionaria. ¿Qué penoso panorama verdad?

¿Más de lo mismo?

Bolivia iniciará este partido con un sistema netamente defensivo con el propósito de frenar al rival que tiene ansias de una amplia victoria, fue lo primero que comentamos durante la transmisión de Radio Deporte al conocer la alineación que se anunciaba para el partido frente a Colombia en el Metropolitano de Barranquilla.

Aguantar el primer tiempo y seguramente hacer cambios en el complemento de acuerdo al resultado para intentar preocupar a la defensa rival, fue otra acotación en la previa de la nueva derrota nacional en este proceso eliminatoria.

Acostumbrados como estamos a conformarnos con poco, pensábamos que no era mala la propuesta, considerando la inexperiencia de varios de los que llegaban por primera vez al equipo verde.

Ya en el trámite del partido con un dominio absoluto del equipo cafetalero y aún destacando la gran entrega de todos los jugadores en busca de un resultado difícil de mantener, nos parecía táctica suicida seguir pensando solo en capear el temporal sin anuncio de un cambio para explotar el nerviosismo que esa gran constelación de estrellas mostró en gran parte de la etapa complementaria.

Pero el seleccionador aparentemente no tenía en mente otra propuesta para este partido y tuvimos que digerir una vez más, una derrota por mínima diferencia con algunos argumentos conformistas de creer que estuvimos cerca de un gran resultado que habría significado un cero a cero.

Sin embargo en el resumen final, fue más de lo mismo y no precisamente por la gran capacidad del rival, que en este caso fue mucho menos de lo previsto, sino porque con este o con aquel, aparentemente estamos destinados a seguir con una identidad carente de esa dosis de oportuna audacia para sacar provecho de las debilidades rivales. Esperemos que no sea por siempre.

¿Pregón proselitista?

Pronto se cumplirán dos años de la fecha en que el fútbol profesional sufrió el mayor sacudón de su historia, dejando al descubierto los más grandes negociados que comprometió a los dirigentes de las entidades mas importantes en el terreno internacional.

Como repercusión y tras el apresamiento de dos altas autoridades de la FBF, se produjo el cambio de timón acompañado del anuncio de cumplir auditorias a la pasada gestión y el compromiso de brindar informes periódicos en la nueva administración.

Hasta ahora nada de eso se llevo a la práctica. En el primer caso bajo el pretexto de que la incautación de la documentación impedía cumplir la tarea anunciada, pero sin justificación alguna en el segundo.

Pese a los escasos informes de lo que la FIFA y Conmebol entregan a las asociaciones y federaciones nacionales, esas entidades reciben ahora más dinero que en el pasado, sin que se conozca el destino de esas importantes sumas de dólares y euros que llegan a nuestro país.

Las inferiores siguen en el olvido, las selecciones nacionales siguen esperando apoyo estatal o departamental para contar con escenarios deportivos conde cumplir labor preparatoria y los clubes profesionales, salvo excepciones, se debaten en una pobreza que los coloca al borde de la quiebra económica.

Frente a una situación de esas características en lógico que nos preguntemos. ¿Dónde van los aportes recibidos y cuando conoceremos un informe que permita suponer que finalmente tenemos dirigentes con atisbos de credibilidad.?

Ahora que se anuncia que habrá un acuerdo para modificar estatutos, ojala los mismos obliguen también a los directivos de elite a demostrar que esa lucha contra la corrupción no fue sólo, un pregón proselitista.

¡Tonificante!

Los recientes resultados de las copas del fútbol sudamericano, señalan gratificantes muestras de que no estamos tan mal en el terreno internacional. Aunque esto no se puede generalizar, el saldo del primer mes de competencia deja la impresión de que la experiencia recogida en el pasado esta sirviendo de algo.

El acierto en la contratación de algunos DT, la mayor dedicación directiva y una respuesta responsable de los jugadores, pueden ser los ingredientes para que la primera cosecha haya sido más que satisfactoria.

Material humano existe lo que falta es trabajo profesional, ha sido el comentario reiterado que hemos escuchado de los conductores que llegaron al país y encontraron un caudal de jugadores capaces de creer en ellos mismos y desterrar de alguna manera ese complejo de inferioridad que nos ha estancado en las dos últimas décadas.

Siendo esto solo una muestra sirve como ejemplo y talvez estimula a trabajar con más ahínco, dando oportunidad a las jóvenes figuras para que esta levantada sea algo permanente para recuperar el terreno perdido, fundamentalmente por divisiones internas en los comandos superiores.

El ejemplo de los clubes debe llegar por eso mismo, a los dirigentes de la FBF porque el gran déficit se ha dado en las selecciones nacionales, que lógicamente tiene gran influencia entre los aficionados, porque se trata del equipo de todos.

Ahora que se conoce la nómina de los convocados para el nuevo ciclo en eliminatorias mundialistas y que seguramente originará más de una observación, lo importante es que ese equipo cuente con las condiciones adecuadas de trabajo, para mostrar también el ansiado repunte. Esperemos que así sea.

El mejor termómetro

Conocido el discreto nivel técnico en que se desenvuelven las competencias locales del futbol profesional, el mejor termómetro para una calificación más efectiva, son sin duda las dos citas internacionales que anualmente enfrenta a los mejores equipos de los países sudamericanos. La Copa Libertadores de América en actual disputa, ha servido para mostrar a The Strongest como un equipo con serias pretensiones tras haber superados, con más facilidad de la supuesta los dos primeros tramos y llegar con excelente calificación a la instancia más importante, como son las confrontaciones en la fase de grupos.

Un directorio con los pies en la tierra, un DT que no necesito grandes contrataciones y valoró a sus jugadores de la temporada pasada, junto a una comunión de propósito con los mismos, parecen haber dado en el clavo y ahí están, no sólo los primeros resultados sino el saldo positivo de actuaciones convincentes en cuatro partidos. ¿Qué más adelante puede cambiar la figura?, es un riesgo que enfrentan todos los equipos, pero hay una base confiable que permite soñar

La otra Copa, la Sudamericana permitió en su fase inicial saborear una importante victoria de Nacional Potosí, valiosa pese a las dudas que dejó la producción misma del plantel de la banda roja, que tendrá por delante lo más difícil de la empresa, porque viene el examen de visitante.

Para el Club Bolivar, fue un comienzo con retrogusto amargo por el resultado final, después de una ventaja inicial que no fue capitalizada por un tendencia siempre extraña de su DT de esperar demasiado para buscar el remedio a sus males. Pese a ello mantiene la ilusión de revertir el resultado de la llave cuando juegue de local.

El saldo hasta ahora puede permitirnos una calificación más que aceptable, esperando que los que debutarán pronto, como Wilsterman y Sport Boys, no desentonen aunque para ello deben superar el difícil momento que atraviesan en los torneos locales.

Un incentivo a los menores

futbol1807281114

Las inferiores están en el olvido… Los semilleros no figuran en los planes de los dirigentes del fútbol… Los clubes no tienen canteras para promocionar nuevas figuras.

Esas y muchas otras, son expresiones que vertimos los comunicadores de programas deportivos desde hacen muchos años. Reclamos que permanentemente van al canasto de aquellos comentarios que no encuentran asidero, en quienes están obligados a pensar en el futuro, de la todavía mas popular de las disciplinas en el ambiente nacional.

Sin embargo esas mismas autoridades que tanto por falta de recursos como de ideas innovadoras, se ven privadas de llevar adelante torneos en las inferiores, son las primeras en rechazar una competencia internacional de categorías menores, que bien puede significar un incentivo, que los jugadores jóvenes están reclamando desde hace mucho tiempo.

Cuesta entender una oposición de esa naturaleza, en entidades que debían ser las primera en brindar una asesoramiento de oficio, para superar cualquier dificultad y contar con el aval correspondiente para apoyar esta clase de iniciativas.

Para malestar mayor, hay discrepancia incluso en la interpretación de los propios reglamentos, pues mientras la Asociación de Fútbol de La Paz pone trabas al torneo que patrocina la Gobernación paceña, la Asociación Nacional autoriza su realización; probablemente pensando que es hora de desterrar esa política del perro del hortelano que tanto daño causa.

Son varios años que el respaldo a los torneos de categorías menores, solo ha figurado en planes electoralistas, sin que existan verdaderos propósitos para llevarlos adelante. Ahora que se presenta la gran oportunidad de un cambio, respaldemos todos a la Gobernación para hacer efectivo un torneo internacional que puede ser el comienzo de una etapa de renovación que tanta falta hace.

Otra mancha para el fútbol…

abrazo_soria

Ha causado revuelo, y con sobrada razón, el criticable suceso del miércoles pasado, donde el jugador de Bolivar Rudy Cardozo, agredió físicamente a Vladimir Soria, ayudante de campo del plantel celeste. La sola mención de las funciones que cumplen los dos afectados en el reprochable acontecimiento, obliga a meditar en la real dimensión del triste episodio.

Si este fuera un caso aislado en el fútbol profesional, probablemente bastaría una sanción ejemplar dentro de los reglamentos que rigen la vida institucional de la academia paceña, para que la normalidad vuelva a la vida interna del citado club.

Sin embargo la gravedad del caso, junto a reiterados problemas que los jugadores tienen entre sí en prácticas frente al público y dentro de los vestuarios, obliga a que los conductores de cada institución vayan pensando en medidas para evitar la repetición de estos episodios.

En muchas oportunidades los DTs. son los primeros en minimizar agresiones, bajo la explicación de ser acontecimientos que surgen al calor del momento y que es normal en la vida interna de un equipo. Frente a esa posición seguramente los directivos hacen borrón y cuenta nueva y ahí están las consecuencias. Con esa actitud se convierten en cómplices directos de situaciones que en cualquier otra empresa serían condenables desde el primer momento; y seguramente impedirían que sigan cumpliendo sus funciones hasta aclarar totalmente el panorama, mas aún cuando una agresión de esa naturaleza tiene muchos testigos, como fue el caso que comentamos.

A 36 horas del triste suceso, que es el momento que escribo este comentario, no existía ninguna comunicación oficial del directorio de Bolivar y casi todos los entrevistados — muchos de ellos tuvieron informes antes del encuentro–, se han encargado de poner simplemente paños fríos al tema incluso justificando la posición de Azkargorta. Lo que resulta tan o mas peligroso que la propia agresión. ¿No les parece?

Crisis Deportiva

2013-12-19-seleccion-boliviana-termina-el-ano-en-el-puesto-70-del-ranquin-fifa

Una semana atrás comentábamos sobre la crisis económica y humana en el que se debate la actividad futbolística en nuestros país y sobre la necesidad de que los dirigentes presentes planes para encontrar soluciones de fondo, que por lógica tienen que ser a largo plazo.

Sin embargo hay que convenir que el fútbol no es una isla, sino el reflejo de lo que sucede en todas las disciplinas deportivas, que sufren un permanente abandono. Por eso mismo solo los deportes individuales suelen darnos algunas satisfacciones internacionales y casi siempre como producto del esfuerzo particular o familiar del deportista.

Ahora que vienen las elecciones nacionales y se plantean muchos planes, surgen voces de dirigentes, entrenadores y deportistas para que los gobernantes brinden un apoyo más efectivo, que permita salir del estancamiento en que nos debatimos permanentemente.

Esos reclamos del que hace eco un matutino colega, solicitan que los gobernantes deben aprobar Políticas de Estado o Planes Nacionales de Desarrollo como fórmula inicial.

Pedidos con los que coincidimos, haciendo repercusión además en la necesidad de una tarea conjunta que no simplemente enfatice sobre el apoyo del Gobierno. Es imprescindible justificar esa petición con la presentación de planes y proyectos que las distintas federaciones deben aprobar con antelación.

En los últimos años, varias disciplinas han tenido un importante impulso con la dotación de nuevos escenarios que significa un valioso paso inicial, pero insuficiente aún para lo que las manifestaciones musculares precisan.
Tampoco hay que olvidar que para lograr acuerdos es necesario que se depongan las rencillas personales que tanto en el campo profesional como aficionado, han proliferado en los últimos años. No olvidemos que es más sencillo ser timonel, con un mar en calma.

¿Más de lo mismo?

267789_gd

Varios comisionados de la Federación Boliviana de Fútbol recorren países vecinos con la oferta bajo el brazo, en busca de un DT para la selección mayor.

La preocupación central de nuestros dirigentes –cada vez suman mas— es solucionar ese problema y luego anunciar que comenzó la tarea del nuevo equipo profesional de conductores con la clásica oferta, clasificar al próximo mundial.

Es decir, volveremos a escuchar las promesas que hicieron cuando encargaron el trabajo a Gustavo Quinteros, Erwin Sanchez y Xavier Azkargorta. O sea, más de lo mismo.

Ninguno de los dirigentes de la FBF se ha referido al plan de trabajo que está planificando. Nadie pensó aún, en que parte del dinero que van a ofrecer en el exterior, contratando a un técnico que seguramente no condujo a ninguna selección y por lo mismo no tiene experiencia en esos grupos heterogéneos, bien pudiera emplearse para compensar a los equipos que estén dispuestos a ceder jugadores para una tarea de preparación con cierta frecuencia. Una labor que permita por ejemplo, tener dos días de semana para un trabajo de adiestramiento y luego para disputar partidos donde se corrijan los errores que las prácticas no permiten percibir.

Claro que para tentar ese cambio, hay que nombrar un técnico que no tenga temor a tropezar en partidos de preparación internos, evitando tener que sufrirlos en los encuentros oficiales.

Tampoco se han escuchado opiniones el torno al planteamiento de cuatro países sudamericanos para modificar el calendario de encuentros eliminatorios que fundamental para Bolivia, parece están programados anunciando una prematura eliminación.

No respaldar ese proyecto. Volver a cometer el error de hace cuatro años. Ser nuevamente tentados por los poderosos del continente, sería traicionar a todo un país deportivo, que ya está bastante molesto porque su voz fue ignorada en las pasadas elecciones.

En el sótano sudamericano

sotano_bolivia

Los fracasos a nivel selección en las distintas categorías. Las pocas alegrías que deparan los clubes profesionales en torneos de corte internacional. Las reelecciones de autoridades jerárquicas contra viento y marea y muchos otros motivos de preocupación, han sacudido en los últimos meses las estructuras del fútbol boliviano.

Las posiciones encontradas no son recientes, vienen fundamentalmente desde la creación de la Liga Profesional.

Desde entonces las asociaciones dejaron de constituirse en semilleros del fútbol y las entidades profesionales se preocuparon –con pocas excepciones– simplemente de los cuadros superiores, olvidando las canteras que son el medio más eficiente para fortalecer a sus entidades, evitando incluso un derroche de recursos en la contratación de figuras de poco cartel internacional.

Sin embargo lo que mas ocupa la atención de los directivos de turno es la simple contratación de un DT para la selección mayor; como si esa fuera la gran solución.

Pocos hablan de la carencia de infraestructura deportiva. Del olvido en que se encuentran las categorías inferiores, donde hace varios años no tenemos competencias programadas por alguna de la tres cabezas que tiene este popular deporte.

Tener mas o menos equipos en una Liga Profesional cada vez más deficitaria, no aporta nada; sin embargo el tema enfrentó hasta el hartazgo, a dos grupos antagónicos.

Todo se soluciona sobre la marcha y las medidas que se adoptan sirven simplemente para salvar el momento, sin una planificación con futuro.

Mientras los que dirigen nuestro fútbol no logren acuerdos para buscar soluciones a problemas neurálgicos, el remedio será un simple calmante para una enfermedad endémica que precisa terapia intensiva.

Temo, como usted, que pasada la tormenta actual, volvamos a repetir errores que nos han enviado al sótano del fútbol sudamericano.