El Madrid dice presente, una vez más

Parecía complicada la posibilidad de remontar el resultado adverso por parte del Paris Saint Germain. Sin embargo, el fútbol a veces nos da sorpresas, pero no fue este el caso. El Madrid no sólo clasificó a cuartos de la Champions, lo hizo con victoria en el Parque de los Príncipes.

La ausencia de Neymar jugó en contra de las aspiraciones del PSG, pues ni el empuje de Di María con un buen trabajo y un gran despliegue hasta que estuvo en el campo, ni la fuerza de Cavani, ni tampoco el trabajo ordenado y constante de Rabiot fueron la solución. Intentó Pastore desde que ingreso pero no alcanzó, si a eso sumamos que Mbappé estuvo muy por debajo de su nivel habitual y que Dani Alves aportó pero fue él a quien le robaron el balón en el medio sector para la primera estocada de Cristiano de cabeza, y además la tonta expulsión de Verratti por reclamar una falta inexistente cuando ya estaba amonestado, queda poco para poder hacer daño a un Madrid que parece que en la Champions se siente más cómodo que en cualquier otro torneo.

Del partido podemos decir que fue controlado por el visitante durante muchos minutos incluso sin tener el dominio del balón, pues el esquema defensivo complicó y en gran medida la llegada del PSG al arco de Keylor. Basta decir que el costarricense no tuvo la necesidad de intervenir ante remate directo sino hasta el minuto 41 de la primera mitad y fue ante un centro bajo de Di María cuando aparecía con peligro Cavani.

En cambio el Real ya insinuó llegada a los 17 minutos ante un lanzamiento de esquina y la llegada siempre peligrosa de Ramos, situación que fue sofocada por Areola (de lo mejor del local).

Cristiano con la cabeza ante gran corrida de Asensio y centro de Lucas Vázquez, y Casemiro de remate que se desvía en la pierna de Marquinhos marcaron la diferencia ante un PSG que sólo pudo igualar transitoriamente con un rebote en la rodilla de Cavani que envía el balón al arco cuando Navas estaba intentando levantarse del suelo, luego de un golpe de cabeza de Pastore y el desvío de Casemiro.

Una vez más el Madrid dice presente en cuartos de final de esta versión de la Champions League y un año más el PSG, pese a todos los millones invertidos por su mandamás, queda en el camino y tendrá que conformarse con ser campeón del torneo doméstico.