Esas cosas que tiene la Champions

Esta semana fuimos testigos de los partidos de vuelta de los 4tos de final de la Champions League y nos llevamos más de una sorpresa.

Luego de los partidos de ida parecía que los candidatos estaban bastante claros, pues las victorias de visita del Real Madrid y el Bayern de Múnich, además de la ventajas obtenidas por el Liverpool y el Barcelona, colocaban a los mencionados con un pie en las semifinales.

La gran sorpresa de esta jornada la vivimos el martes viendo como la Roma prácticamente anulaba al Barça con un 0 – 3 contundente y dejaba a todos atónitos por lo que vimos en los 90 minutos. Un irreconocible Barcelona se presentó ese día, siempre hemos escuchado decir que un equipo rinde en la medida que el rival se lo permite y en esta ocasión la visita le permitió poco y nada al local por el gran planteamiento de Di Francesco, un Messi muy marcado, no pudo desplegar su juego habitual, Iniesta que tampoco pudo ser la solución en el que, como el mismo dijo, pudo ser su último partido de Champions con el Barça, y en general un Barcelona venido a menos que vio como se le escapaba la clasificación de las manos, luego de haber conseguido un 1 – 4 en su visita de la pasada semana.

Me queda la impresión de la floja actuación del árbitro francés Clement Turpin que no se animo a mostrar un par de segundas amarillas a los romanos, lo cual pudo haber cambiado el curso del encuentro, pero esto no borra el gran despliegue y el casi perfecto partido del local.

Del choque entre los ingleses, sólo debo decir que realmente Klopp sabe como complicar a los equipos de Pep, como ya ocurrió en Alemania. Con dos victorias inobjetables, el Liverpool esta en semifinales.

Repasando los partidos del miércoles, en principio se esperaba algo más del Bayern de local, pero el Sevilla supo
complicar el partido y por momentos estuvo cerca de la diferencia, pero finamente con el empate a cero el equipo alemán es otro que sumó su nombre en las semifinales.

Dejo para el final el partido que me dejo realmente un mal sabor de boca, pues luego de ver el gran trabajo de la Juventus, aprovechando de alguna manera la excesiva confianza del Real Madrid que pensó que entraba al Santiago Bernabeu sólo por cumplir pues ya tenía la clasificación luego de 0 – 3 en su visita a Turín, luego de ver un magnífico trabajo de Douglas Costa, la eficacia de Mandzukic en el arco contrario y un trabajo bien planificado, ordenado y hábilmente ejecutado por todo el equipo, y cuando parecía que el alargue daría lugar a mas emociones en este partido, llega la jugada del minuto 93 en la que cae Lucas Vásquez cuando Benatia intentaba despejar la pelota y el árbitro inglés Michael Oliver sanciona penal. Penal para el Real Madrid, con la lógica reacción de los jugadores de la Juve y en especial de Gigi Buffon –quien recibió la tarjeta roja directa por la reacción contra el árbitro- digo lógica por cómo estaba el partido, porque la adrenalina estaba al 100% y por la injusticia en la sanción pues por más repeticiones que repaso yo no veo penal en esa maniobra. Me pregunto si esa misma jugada la hubiera cobrado el árbitro en el mismo minuto en caso que se hubiera presentado en el área del equipo local … nunca lo sabremos.