¿Más de lo mismo?

Bolivia iniciará este partido con un sistema netamente defensivo con el propósito de frenar al rival que tiene ansias de una amplia victoria, fue lo primero que comentamos durante la transmisión de Radio Deporte al conocer la alineación que se anunciaba para el partido frente a Colombia en el Metropolitano de Barranquilla.

Aguantar el primer tiempo y seguramente hacer cambios en el complemento de acuerdo al resultado para intentar preocupar a la defensa rival, fue otra acotación en la previa de la nueva derrota nacional en este proceso eliminatoria.

Acostumbrados como estamos a conformarnos con poco, pensábamos que no era mala la propuesta, considerando la inexperiencia de varios de los que llegaban por primera vez al equipo verde.

Ya en el trámite del partido con un dominio absoluto del equipo cafetalero y aún destacando la gran entrega de todos los jugadores en busca de un resultado difícil de mantener, nos parecía táctica suicida seguir pensando solo en capear el temporal sin anuncio de un cambio para explotar el nerviosismo que esa gran constelación de estrellas mostró en gran parte de la etapa complementaria.

Pero el seleccionador aparentemente no tenía en mente otra propuesta para este partido y tuvimos que digerir una vez más, una derrota por mínima diferencia con algunos argumentos conformistas de creer que estuvimos cerca de un gran resultado que habría significado un cero a cero.

Sin embargo en el resumen final, fue más de lo mismo y no precisamente por la gran capacidad del rival, que en este caso fue mucho menos de lo previsto, sino porque con este o con aquel, aparentemente estamos destinados a seguir con una identidad carente de esa dosis de oportuna audacia para sacar provecho de las debilidades rivales. Esperemos que no sea por siempre.