Pobreza franciscana

La pobreza franciscana en la que actualmente se debate la FBF y que ha sido puesta de manifiesto, tanto en la contratación del nuevo DT de la selección boliviana como en el cumplimiento de obligaciones económicas contraídas con el Club Bolivar por el bi-campeonato, ha sido algo poco frecuente en los últimos años.

Sin embargo y pese a esa situación no se ha escuchado que entre los planes inmediatos del ente federativo, esté el de exigir el cumplimiento de auditorias que aclaren ese confuso panorama.

Uno de los varios presidentes interinos que se tuvo en esa entidad hizo declaraciones de que existían tres millones de dólares en las cuentas bancarias, pero fue la última vez y pasan varios meses, que alguien se refirió a cifras en concreto.

Ahora y vista la difícil situación es lógico suponer que mas que nunca debe considerarse como algo prioritario el pedir se aclaren las permanentes dudas que todos tenemos en torno a que destino han tenido los fondos, que según informes del exterior, son cada vez mas importante y que reciben todas las asociaciones o federaciones nacionales por parte de Conmebol y FIFA.

Este ha sido tema que siempre han querido evitar los directivos de turno, acentuando las dudas ya existentes en torno a la administración de esos recursos, originando más de un comentario en los que se señala las ilegales ganancias que se acreditan, y aunque en ningún caso debe involucrarse a todos, justos pagan por pecadores.

El año que se avecina será de mucho movimiento internacional en las distintas categorías y fundamentalmente en la mayor, por las eliminatorias del próximo mundial y sería penoso que sigamos mendigando y preparando a nuestro equipo sin el apoyo que precisa para tratar de subir unos peldaños en la calificación internacional.