Sin novedad en el frente

El cierre de año no es precisamente portador de buenas noticias para el fútbol profesional boliviano y con seguridad todo marchará sin cambios al recibir la nueva temporada.

Las disposiciones adoptadas por Conmebol y que la Federación Boliviana está casi conminada a aceptar, determinan una espera más prolongada de lo esperado

.El anuncio de una fecha para el nuevo congreso no fue ratificado y en realidad no se conoce cuando se cumplirá, mas aún frente a la posibilidad de una apertura para que otros dirigentes se sumen como candidatos a encabezas el ente rector.

En una época tan metalizada, donde en muchos órdenes de la vida se priorizan los beneficios o perjuicios que en el terreno económico personal pueda establecer una u otra disposición, es fácil imaginar que los problemas a superar serán más que los actuales.

Lo penoso es que mientras ese cambio no se opere, los directivos de turno están casi impedidos de pensar en nuevos proyectos que en cada comienzo de gestión se aguarda con cierto interés, aunque en la realidad estos no se concreten, como ha sucedido en las últimas décadas.

El cierre del último certamen de la LPFB con pocos motivos de real atracción, junto al nivel nada destacable demostrado en gran parte de la competencia, debían ser suficientes motivos para pensar en darle algún nuevo atractivo a los torneos que se cumplirían el nuevo año, pero nadie ha hecho siquiera referencia al tema y seguramente seguiremos marchando por inercia.

Tampoco se están analizando a profundidad las exigencias para intervenir en los certámenes internacionales y por ahí nos llevamos grandes disgustos a la hora de la verdad. Esperemos con la calma de siempre, total es lo mas cómodo y usual últimamente.