¡Tonificante!

Los recientes resultados de las copas del fútbol sudamericano, señalan gratificantes muestras de que no estamos tan mal en el terreno internacional. Aunque esto no se puede generalizar, el saldo del primer mes de competencia deja la impresión de que la experiencia recogida en el pasado esta sirviendo de algo.

El acierto en la contratación de algunos DT, la mayor dedicación directiva y una respuesta responsable de los jugadores, pueden ser los ingredientes para que la primera cosecha haya sido más que satisfactoria.

Material humano existe lo que falta es trabajo profesional, ha sido el comentario reiterado que hemos escuchado de los conductores que llegaron al país y encontraron un caudal de jugadores capaces de creer en ellos mismos y desterrar de alguna manera ese complejo de inferioridad que nos ha estancado en las dos últimas décadas.

Siendo esto solo una muestra sirve como ejemplo y talvez estimula a trabajar con más ahínco, dando oportunidad a las jóvenes figuras para que esta levantada sea algo permanente para recuperar el terreno perdido, fundamentalmente por divisiones internas en los comandos superiores.

El ejemplo de los clubes debe llegar por eso mismo, a los dirigentes de la FBF porque el gran déficit se ha dado en las selecciones nacionales, que lógicamente tiene gran influencia entre los aficionados, porque se trata del equipo de todos.

Ahora que se conoce la nómina de los convocados para el nuevo ciclo en eliminatorias mundialistas y que seguramente originará más de una observación, lo importante es que ese equipo cuente con las condiciones adecuadas de trabajo, para mostrar también el ansiado repunte. Esperemos que así sea.